miércoles, 1 de marzo de 2017

FRIAS

Esta ciudad, está situada al norte de la provincia de Burgos, y es cabecera de municipio de la comarca de Las Merindades, en el partido judicial de Villarcayo.

Ubicada sobre el cerro de La Muela, ve discurrir al río Ebro, a sus pies. Esta posición privilegiada, la ha llevado, desde la antigüedad, a ser enclave estratégico de primer orden, al ser el paso obligado, desde la meseta hacia la costa cantábrica.


En tiempo de los romanos, pasaban por Frías, dos calzadas, una que unía la meseta con la costa norte, y que vadeaba el río 500 metros más abajo del puente actual, y otra que iba hacia la Rioja.

La primera referencia histórica a este lugar, data del año 867, en plena repoblación tras la reconquista.


En el siglo XI, el conde Sancho Garcia, la adquiere, y a su muerte pasa a integrarse en el reino de Pamplona Nájera, antecesor del Reino de Navarra, durante el reinado de Sancho Garcés III el Mayor.

En 1202, el rey Alfonso VIII, la otorga el Fuero de Logroño, para proporcionar al lugar bienestar y la posibilidad de independencia económica. Después pasa a depender de Castilla, y su influencia, se extiende por todo el valle de La Tobalina.

En 1435, el rey Juan II de Castilla, la otorga el título de ciudad, (desde entonces ostenta el dudoso honor de ser la ciudad más pequeña de España), para cambiársela a Pedro Fernández de Velasco, por Peñafiel. Los lugareños, no aceptan de buen grado, y se niegan y no le reconocen como señor. Hubo enfrentamientos, la ciudad fue sitiada, hasta que se rindió, aceptando a Don Pedro.

En 1492, los Reyes Católicos, crean el Ducado de Frías, que otorgan a los Velasco.

El núcleo urbano, está declarado Conjunto Histórico Artístico. Tiene una estructura medieval, en donde los edificios, van ascendiendo por el risco, hasta llegar a la parte alta.


La muralla rodea, hoy solo parcialmente la ciudad, ya que solamente quedan dos puertas, de las tres que tuvo: la Puerta del Postigo y la Puerta de Medina.

El puente, de origen romano, tiene 143 metros de largo, y 9 arcos. En el siglo XIV, se construyó la torre, para poder cobrar el “portazgo”, impuesto de paso, más fácilmente.


El castillo de los Velasco, que corona el cerro, y tiene una vista privilegiada sobre la vega inferior, era eminentemente defensivo, encontramos la primera referencia sobre él, en año 867, en plena reinado de Alfonso VIII. El acabado actual es de hacia finales del siglo XII y principios del XIII. 


La torre del homenaje, está separada del resto y tiene su propio sistema de defensa.


Vemos, desde el castillo, la distribución de las casas, con la iglesia de San Vicente al fondo.



Iglesia de San Vicente.




DOCUMENTACION:  Wikipedia.
TEXTO:   José Casado (Josamez)
IMÁGENES:  José Casado (Josamez)


No hay comentarios:

Publicar un comentario